0 Comentarios

Tipo de interés II

Tipo de interés fijo y tipo de interés variable

  • Los conceptos de tipo de interés fijo y variable se explican por sí mismos. Las operaciones a interés fijo son aquéllas en las que el interés se calcula aplicando un tipo único o estable durante todo lo que dura el préstamo o el depósito.
  • En las de interés variable, el tipo cambia a lo largo del tiempo. En este caso, el tipo de interés  que se aplica en cada periodo de tiempo suele expresarse como la suma de un índice o tipo de interés de referencia y un porcentaje o margen diferencial (habitualmente constante).

La duración de cada uno de los períodos en los que se mantiene el tipo de interés, así como el diferencial que se aplica, puede ser mayor o menor. También existen operaciones mixtas. En algunas se pacta un tipo fijo para un periodo inicial, y un tipo variable para el resto del plazo. En otros casos un porcentaje de la operación (por ejemplo el 30%) es a tipo fijo y el resto del importe (en este caso sería el 70%) lo es a tipo variable. De cualquier modo, en España las condiciones de los préstamos son libres y pueden negociarse de forma autónoma entre las partes.

Ejemplo: Tipo de interés aplicable cada semestre: euribor (tipo oficial del mercado hipotecario) + 0,45 %, redondeado al octavo de punto más próximo. En un semestre en el que el tipo del euribor fuese del 3,401 %, el tipo de interés a aplicar a dicho periodo sería:
* 3,401 % + 0,45 = 3,851 % (3,851% redondeado al 0,875 -octavo más cercano- = 3,875 %)

Tipos de interés implícitos – Hay operaciones en las que el tipo de interés que se aplica no es manifiesto. Por ejemplo una operación en la que acordamos con la entidad bancaria entregar un determinado importe y esta se compromete a devolvernos uno mayor a su vencimiento.

Este sería el caso de las cesiones temporales de activos, un producto que ofrecen las entidades de crédito para captar fondos del público. Usted, como  cliente, entrega un dinero a la entidad y ésta adquiere para usted, o le vende de su propia cartera, unos determinados valores, comprometiéndose a recomprárselos por una cantidad –mayor que lo que ud. ha pagado- en una fecha posterior. La diferencia de precio es el interés que usted consigue. Las cesiones temporales, también llamadas “repos”, son una operativa típica del mercado de deuda pública anotada en España.

Ejemplo: Se adquieren títulos por un nominal de 100 euros, con vencimiento (o con fecha de la recompra) dentro de un año, a cuyo fin el cliente entrega hoy 95 euros. En consecuencia, el tipo de descuento que corresponde a esta operación sería 5 % (100-95 /100). Para saber qué tipo de interés corresponde a este tipo de descuento habría que calcular los intereses que corresponde a una inversión hoy de 95 euros, por la que me devolverán 100 euros dentro de un año, expresándolos en tipo anual.
* 100 = 95 (1 + i): de donde resulta que el tipo de interés sería del 5,263 %

Deja un comentario