0 Comentarios

Tipo de interés I

Tipo de interés simple y tipo de interés compuesto

  • En una operación con interés simple, los intereses liquidados no se suman periódicamente al capital (se cobran sin más), y por tanto no generan nuevos intereses.
  • En una operación con interés compuesto, los intereses en cada período se suman al capital inicial para producir con ellos nuevos intereses.

Ejemplo: Préstamo de 1.000 euros, con devolución del capital dos años después, al 5 % de tipo de interés anual.
Interés simple. Los intereses se liquidan al final de cada año, por lo que la cantidad a pagar/cobrar cada uno de los dos años de la operación sería de 50 euros.

Interés compuesto. Los intereses del primer año no se pagan y su importe se suma al principal para generar nuevos intereses:

  • Intereses del primer año: 5 % de 1.000 euros = 50 euros
  • Principal al principio del segundo año: 1000+50= 1050
  • Intereses del segundo año: 5 % de 1.050 euros = 52,5 euros
  • Intereses a pagar al final del segundo año:50+52,5=102,5 euros

Tipo de interés nominal y tipo de interés efectivo

Cuando el periodo de tiempo previsto para el cálculo y liquidación de intereses coincide con la forma de expresión del tipo de interés se está utilizando un tipo de interés nominal.

Ejemplos:

  • 4 % anual, en una operación de 1.000 euros de principal con cálculo y liquidación anual de intereses: los intereses a pagar/percibir cada año ascienden a 40 euros.
  • 2 % semestral en una operación de 1.000 euros con cálculo y liquidación semestral de intereses: los intereses a pagar/percibir cada semestre ascienden a 20 euros.

El problema es que no siempre coincide el periodo de tiempo del cálculo con el de la liquidación de intereses. Eso provoca que no se pueda comparar bien el coste (o el beneficio) de un determinado producto financiero. Para que la comparación sea homogénea, debe conocerse  cuál es el tipo de interés efectivo de la operación, que es aquel que iguala los pagos y cobros de principal e intereses de un producto teniendo en cuenta el momento en que se producen.

Bajo la hipótesis del tipo de interés compuesto se construye el tipo de interés efectivo. Así, por ejemplo, un préstamo con un tipo de interés nominal anual del 4%, cuyos intereses se pagan cada semestre, es un préstamo con un tipo de interés efectivo del 4,04%.


Deja un comentario