mini préstamos de Vivus

0 Comentarios

Préstamos personales sin intereses

En el mercado existen varias alternativas para conseguir financiación a interés cero. Anticipos de nómina, tarjetas de crédito, préstamos entre familiares e incluso mini préstamos (algunas empresas ofrecen el primer préstamo de forma gratuita) son las opciones que se pueden encontrar. A continuación describimos cada una de las alternativas y los aspectos a tener en cuenta antes de solicitarlas.

Mini préstamos
Interés cero y mini préstamos son dos conceptos antagónicos ya que este tipo de productos conllevan el cobro de los intereses más altos del mercado. No obstante, y como reclamo publicitario, algunas de las empresas que se dedican a su comercialización ofrecen el primer préstamo de manera gratuita, es decir, a interés cero.

Este sería el caso de los mini préstamos de Vivus. El primer préstamo solicitado a través de esta empresa -con una cuantía máxima de 300 euros a un plazo de devolución de 30 días- se ofrece sin intereses y sin comisiones. Para su concesión no es necesaria la presentación de un avalista, tan sólo se requiere no tener pagos pendientes a terceros que puedan impedir la devolución del dinero en el plazo pactado.

Préstamos entre familiares
La dificultad de acceso a financiación bancaria ha hecho que muchas personas recurran a sus familiares para obtener dinero. En la mayoría de las ocasiones estos préstamos entre familiares se hacen a un 0,00% de interés. No obstante, se deben seguir ciertos pasos para formalizar el préstamo.
Lo primero que hay que hacer es suscribir un contrato que debe contener:

  • Identificación de las partes (prestamista y prestatario).
  • Importe del préstamo, fecha de desembolso y tipo de interés.
  • Plazo de amortización y frecuencia de pago.
  • Elementos contractuales (consecuencias por posible impago, retrasos en el pago de las cuotas, etc…)

Se recomienda ser especialmente cauteloso a la hora de elaborar un contrato de este tipo. Si sólo existe un cuota de devolución o se establecen periodos muy amplios de carencia puede ser considerado una donación y no un préstamo, con el consiguiente pago del Impuesto de Donaciones y Sucesiones. Una vez redactado el contrato hay que inscribirlo correctamente, o bien en la Consejería de Hacienda autonómica o bien en el Registro de la Propiedad.

Anticipos de nómina

Una forma de conseguir dinero rápido son los anticipos de nómina que se pueden pedir a la empresa donde se trabaja o al banco donde se tiene domiciliada la nómina. El banco puede llegar a adelantar al cliente hasta 3 de sus nóminas.

La principal ventaja de pedir un anticipo de nómina al banco es que se trata de préstamos en condiciones ventajosas. Muchos de ellos se ofrecen a un tipo de interés del 0,00% aunque esta condición sólo se cumple si el cliente abona el préstamo en el tiempo establecido (suele ser de entre 6 y 9 meses). En caso de no poder hacer frente a su devolución, la entidad aplica unos intereses similares a los que aplica a los préstamos al consumo, que rondan el 9%.

Aunque estos anticipos de nómina no cobran intereses sí cobran una comisión de apertura elevada, de entorno al 3%, que puede considerarse como un tipo de interés.

En cuanto a los anticipos a cuenta del salario (están legalmente reconocidos en el artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores) tienen una serie de particularidades que también hay que tener en cuenta:

  • La empresa no adelantará el 100% de salario (sólo la parte proporcional a los días ya trabajados del mes).
  • La devolución de este anticipo se descontará siempre en la nómina del mes siguiente.

Tarjetas de crédito

  • Utilizar la tarjeta de crédito para conseguir financiación de manera instantánea e incluso a coste cero es otra de las opciones. Y es que, utilizando el dinero de plástico el cliente puede tener acceso a financiación a coste cero (y sin garantías) si paga a tiempo el total del dinero adeudado. Es decir, las tarjetas de crédito no aplican intereses si la deuda se liquida mes a mes. Sería como recibir un préstamo a un interés cero.
  • Existen, además, en el mercado tarjetas de crédito que permiten financiar las compras a coste cero. Este sería el caso, entre otras, de la Tarjeta Punto Oro de Banco Popular que da la opción de pagar hasta en 6 meses sin intereses, con un límite de crédito que va desde los 600 hasta los 18.000 euros. Además, esta tarjeta es gratuita el primer año con una cuota anual de 12 euros los años restantes.
  • Banco Sabadell también tiene en el mercado una tarjeta de crédito que no cobra intereses por financiar las compras. Se trata de la Tarjeta Sin que ofrece pagar las compras hasta en 3 meses y sin intereses, tan sólo se paga una comisión de 2,5 euros al mes en concepto de gastos de gestión por cada operación realizada (TAE del 4,65%). Esta tarjeta es siempre gratuita, sin cuota anual o de renovación.