Ley de Servicios de Pago

0 Comentarios

Más sobre Tarjetas

Más sobre TarjetasEl dinero plástico es un medio de pago muy seguro, pero su extravío puede ocasionar un grave perjuicio a la economía familiar si no se actúa a tiempo. Si se pierde la tarjeta, o se es víctima de un robo, debe ponerse remedio al riesgo de uso fraudulento lo antes posible. El titular tiene que comunicar el hecho a la entidad emisora y ésta se encargará de bloquearla.

Hasta el momento en que el usuario detecta la ausencia de la tarjeta y realiza la comunicación, cabe la posibilidad de que se haya hecho uso de la misma. Este uso fraudulento de las tarjetas de pago ha dado lugar a numerosos litigios entre titulares y entidades emisoras acerca de la responsabilidad por los fondos sustraídos y sobre la diligencia de sus titulares en el cuidado de la misma.

La reciente Ley de Servicios de Pago, entre la regulación de otros muchos aspectos, fija el límite de responsabilidad del afectado en 150 euros (hasta su entrada en vigor, era una cuantía recomendada). Ello se refuerza con la sentencia del Tribunal Supremo del pasado 16 de diciembre, que excluye de responsabilidad en todo caso a la entidad bancaria por las utilizaciones de tarjeta o de libreta con anterioridad a la comunicación de la sustracción o extravío, si son desproporcionadas y abusivas. Ver mas