interes

5 Comentarios

Prestamos bancarios para PyMEs

España se ha caracterizado en los últimos años (sobre todo antes de la crisis) de ser una usina constante de nuevas empresas, las cuales comienzan a andar el camino de los negocios casi siempre con algún préstamo, ya sea de familiares o de las líneas de crédito que ofrecen los bancos y las cajas de ahorro.

Estas empresas cuentan, además, con lineas de crédito estatales ofrecidas por el Instituto de Credito Oficial. Son los llamados Préstamos ICO, muy nombrados y a la vez muy utilizados. Pero vamos a ver que hay detrás de todo crédito, en especial, detrás de los préstamos bancarios para empresas.

En primer lugar, endeudarse con un banco significa comprometerse durante un tiempo -que en general es bastante largo- a pagar regularmente una cuota. Si el negocio va bien, pues nada, pero si el negocio va mal, tendrá que seguir pagando igual, por lo cual antes de nada conviene pensar como se afrontarán esas obligaciones en caso de que se de el peor escenario.

Incurrir en un impago tiene consecuencias graves: cierre de cuentas bancarias, quedar abrochado como deudor en las listas de morosos, remate de propiedades e incluso prisión si se demuestra alguna estafa. Por esta razón, hay que ser muy conciente del crédito que se tomará.

En este sentido, la entidad financiera nos dara -si se puede decir así-, una mano, ya que se ocupará de evaluar cuan factible es que pueda afrontar las cuotas, para lo cual deberá presentar su plan de negocios y las garantías que le soliciten.

Los créditos bancarios, independientemente de quien los otorgue, siempre tienen los mismos componentes que deberá evaluar a la hora de seleccionar un préstamo: Ver mas

0 Comentarios

¿Cómo se paga un préstamo hipotecario?

Hay distintas formas de devolver (o amortizar) un préstamo hipotecario. La modalidad depende de la periodicidad de las cuotas (normalmente se pagan cada mes) y de la variación de su importe a lo largo del tiempo (si son constantes, crecientes o decrecientes). Otra posible opción es establecer un período inicial de carencia, durante el cual no se devuelve el capital sólo se pagan intereses, o bien no se paga nada.

Lo más habitual es que los préstamos recibidos de entidades de crédito se devuelvan mediante el pago de cuotas periódicas constantes (cada cierto tiempo, por lo general cada mes), en cuyo importe se incluye  una parte de intereses y otra parte de capital. Esta modalidad de devolución se conoce con el nombre de “sistema francés”.

Si usted va pedir un préstamo hipotecario, debería reflexionar sobre cuáles son sus expectativas de ingresos durante la vida de la operación y la seguridad de los mismos, y elegir en consecuencia el plan de amortización que más le convenga, de entre los que le ofrezca su entidad.

En todo caso, si contrata un préstamo a interés variable, cuando los tipos hipotecarios sean muy bajos debe prever un cierto margen para poder hacer frente a eventuales subidas.

Si la hipoteca es un crédito, la forma es distinta y podrá disponer de las cantidades que desee hasta el límite pactado, que podrá ir devolviendo, con sus intereses, hasta la fecha de su vencimiento.

No olvide que si así se ha pactado, podrá hacer reembolsos anticipados de su préstamo.

2 Comentarios

¿qué compromisos adquirimos con la entidad prestamista y cuales son las obligaciones que tienen con el consumidor?

El prestamista tiene, en principio, una única obligación: la entrega del capital que presta. Si bien existe, en la práctica, otra complementaria, que es la gestión de ese préstamo, contabilizando la cuenta corriente de los ingresos que se hagan, liquidando intereses o comisiones pactadas, domiciliando recibos, notificando al prestatario los movimientos de cuenta, etc.

El prestatario, beneficiario del préstamo, tiene la obligación de devolver la cantidad prestada, con sus intereses, en los plazos que se establezcan. No obstante, la entidad financiera, se ve en la obligación de reducir sus riesgos al mínimo. De ahí que el solicitante esté obligado a informar de su situación económica, montante de sus ingresos, si están o no asegurados, si dispone de propiedades, avales o si tiene otros préstamos o deudas.

Todos los préstamos que conceden las entidades financieras se registran en el Banco de España y, habitualmente, se consultará este registro antes de conceder un nuevo préstamo. Este registro es el famoso CIRBE – Central de Información de Riesgos del Banco de España. En este punto, una advertencia importante: antes de realizar esta consulta, deberá solicitarse autorización por escrito al interesado, trámite que a veces se omite, y que puede dar lugar a la imposición de una multa a la entidad.

Ver mas

0 Comentarios

¿Cuáles son los tipos de préstamos personales?

Los préstamos personales se pueden clasificar en dos grupos en función de su del tiempo en que se tarda en obtener el dinero y las garantías que exija la entidad para garantizar el cobro del préstamo. También se pueden distinguir distintos tipos de préstamos teniendo en cuenta el tipo de interés que se les aplica que puede ser fijo, variable y mixto.

Préstamo personal

•    Capital financiado: 3.000 euros
•    Plazo de amortización: 1 año
•    T.A.E*: Entre 7’06% y 10’04%
•    Cuota mensual: Entre 260 y 264 euros
•    Intereses totales a pagar: Entre 116 euros y 172 euros

•    Capital financiado: 12.000 euros
•    Plazo de amortización: 5 años
•    T.A.E: Entre 7’06% y 10’04%
•    Cuota mensual: Entre 238 euros y 252 euros
•    Intereses totales a pagar: Entre 2.277 y 3.312 euros

*T.A.E.: Tasa Anual Equivalente. Incluye todos los gastos que se van a pagar por el préstamo (interés nominal, comisiones de estudio y apertura, seguro de vida, etc.).

A tener en cuenta: Algunas entidades bancarias ofrecen un solo tipo de crédito, independientemente del uso que se dará a la cantidad solicitada, y no disponen de créditos para estudios, la compra del coche o reformas. El interés aplicado en cada caso dependerá, pues, de la persona que pida el préstamo y de su historial bancario.

Préstamo coche

•    Capital financiado: 12.000 euros
•    Plazo de amortización: 5 años
•    T.A.E: Entre 8’06 y 9’84%
•    Cuota mensual: Entre 244 euros y 254 euros
•    Intereses totales a pagar: Entre 2.620 euros y 3.241 euros
Ver mas

0 Comentarios

¿Cómo funcionan los préstamos con cuota flexible?

Los préstamos con cuota flexible permiten, con ciertas limitaciones, aumentar o disminuir el importe de la cuota a pagar cada período.

Al aumentar la cuota durante un período de tiempo disminuirá tanto el plazo efectivo del préstamo como el total de los intereses que se habrá que pagar por el mismo, consecuentemente las disminuciones de la cuota aumentarán tanto el plazo como el total a desembolsar.

Ver mas

0 Comentarios

¿Qué es el período de pago de intereses de un depósito bancario?

El periodo de pago o la liquidación de intereses es la periodicidad con la que se calcula el rendimiento generado por el dinero invertido y se abona en cuenta o se reinvierte en el mismo depósito. Existen diferentes liquidaciones como por ejemplo, diaria, mensual, trimestral, cuatrimestral, semestral, anual y al vencimiento.

0 Comentarios

Información sobre créditos personales

Es muy conveniente precisar todos aquellos detalles que no estén suficientemente claros, así como comparar los mismos productos financieros en más de una entidad. Habrá que informarse al detalle sobre las comisiones y gastos a afrontar, ya que la “letra pequeña” siempre es importante, máxime en el caso de la adquisición de un compromiso financiero a medio y largo plazo.

La cuesta de enero, los gastos extra navideños, el comienzo del curso escolar, las reformas en el hogar, la compra de un coche o los gastos inesperados se afrontan, en muchos hogares, mediante créditos personales. A diferencia de los créditos hipotecarios, en los que el plazo de amortización puede llegar a los 30 años, los prestamos personales se caracterizan por un plazo de devolución mucho más corto -entre un mes y cinco años-, un capital prestado no muy elevado -entre 3.000 euros y 60.000 euros- y un tipo de interés, al margen de la negociación particular con el banco, bastante alto -entre un 7 y un 10% T.A.E.- para que al banco le salga rentable prestar poco dinero a corto plazo.
Este tipo de interés más elevado también se debe a que la entidad bancaria corre mayor riesgo, pues no dispone de ningún tipo de aval en caso de producirse un impago, mientras que en los préstamos hipotecarios la garantía de pago es un bien inmueble, lo que faculta al banco a embargar la cosa hipotecada en caso de impago.

Ver mas