crisis

0 Comentarios

Banco malo en España: qué? cómo? cuándo?

El próximo 1 de diciembre entrará en funcionamiento el banco malo español cuyo principal objetivo será liberar del peso del ladrillo a las entidades financieras nacionalizadas o que tengan déficit de capital para que éstas vuelvan a dedicarse a su principal negocio, que no es otro que conceder créditos.

Este es al menos el mensaje más repetido desde las filas del Gobierno: “el banco malo -dicen-busca desintoxicar el sistema financiero para que en los balances de las entidades bancarias se eliminen los activos tóxicos vinculados al ladrillo y que, de esta forma, el crédito vuelva a fluir”.

En la actualidad, la mayoría de los bancos destinan gran parte de sus recursos a cubrirse contra las pérdidas que les causan los famosos “activos tóxicos”, de tal forma que les queda poco capital para prestar.

Esta Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) lo que hará será asumir estos activos, cuyo importe se estima cercano a los 70.000 millones de euros. Un dinero, espera el Gobierno, que termine finalmente llegando a la economía real en forma de préstamos a empresas y familias.

Una necesidad de que vuelva a fluir el crédito que se hace cada vez más acuciante. Según los últimos datos aportados por el Banco Central Europeo, la concesión de préstamos al sector privado continuó cayendo en septiembre en la zona del euro. Se contrajo en concreto un 0,8% frente al 0,6% de agosto. Y las perspectivas no son nada positivas. Al menos las que se desprenden de la última encuesta sobre condiciones del crédito que realiza el BCE.

Según lo recopilado por el organismo regulador europeo, el 17% de los bancos encuestados planea reducir, aún más, el crédito que conceden a las empresas mientras que el 9% restringirá la concesión de préstamos y créditos personales.

Datos que contrastan claramente con la concesión de préstamos a las entidades públicas. Y es que, mientras que el crédito a empresas y familias se reduce drásticamente, el concedido al sector público no para de subir. Desde el comienzo de la crisis, en 2007, hasta el pasado año, esta partida ha aumentado en cinco puntos, al pasar del 5,4% del crédito al sector público en 2007 al 10,4%, en el 2011. Ver mas

1 Comentarios

Seis bancos españoles, en el Top 25 de los más eficientes del mundo

La crisis obliga a la banca a vigilar los gastos para mantener niveles adecuados de eficiencia. En España, el regulador pide un mayor esfuerzo.

La eficiencia, entendida como la capacidad de una entidad de gastar lo menos posible para generar sus ingresos, es una de las ventajas competitivas de la banca española. Esta ratio, que mide cuánto gasta una entidad por cada 100 euros que ingresa, es mejor cuanto más baja.

Según un ránking realizado con los datos de las cien mayores entidades por activos a nivel mundial, seis españolas se sitúan entre las primeras 25 del listado por eficiencia, con datos del primer semestre de este año. Dos de ellas, Banco Popular y Caja Madrid, están entre las primeras diez, en el quinto y el octavo lugar respectivamente.

En el puesto quince está BBVA, en el veinte Banesto, en el 22  Santander e inmediatamente después Sabadell. La lista está encabezada por el chino Bank of Beijin, que sólo dedica a gastos un 30% de sus ingresos. En el extremo opuesto se sitúa el japonés Bank of Yokoama, que gasta hasta el 78% de lo que ingresa.

Tónica internacional
Contar con una buena eficiencia es una asignatura fundamental para las entidades que, además, adquiere aún más importancia en el medio de una crisis. En las circunstancias adversas, las entidades financieras necesitan preservar la mayor parte posible de sus ingresos para poder dedicarlos a las provisiones que cubren los impagos. Por eso, el estricto control de gastos ha sido la tónica generalizada de las cuentas de la banca en el último año.

Tanto en Europa como en EEUU, las vías principales para lograr este recorte de costes han sido la reducción de la capacidad instalada y el adelgazamiento de las plantillas. España no ha sido un excepción en este panorama. Según el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España, los gastos de explotación de la banca española crecieron un 9,4% interanual hasta junio. Sin embargo, si se descuenta el efecto perímetro de las adquisiciones realizadas por Santander, sobre todo en el Reino Unido, estos gastos “permanecen estancados respecto a junio de 2008 (0,18%)”. La ratio de eficiencia del sector mejoró del 43% al 41,4%. Ver mas

0 Comentarios

Depósitos con interés anticipado

Los intereses se abonan en el momento de formalizar el contrato, pero no hay posibilidad de cancelación. Los depósitos con interés anticipado abonan éste en el momento de la imposición y por el plazo contratado, pero el importe es menor que en los depósitos corrientes y no hay posibilidad de cancelación ni de recuperar de manera anticipada el dinero invertido. Por ello, aunque brindan liquidez inmediata, conviene sopesar si se prefiere la anticipación en el cobro de los beneficios o en la disposición del capital.

Resultados inmediatos
La crisis y la consecuente falta de empleo y liquidez en la economía doméstica han determinado una mayor demanda de productos de inversión más flexibles, que brinden resultados inmediatos. Muchos pequeños inversores han cancelado sus productos financieros contratados, con el fin de obtener liquidez. En el caso de los planes de pensiones, supone que sólo en 2009 más de 41.000 desempleados realizaron rescates anticipados por el triple del importe recuperado en años anteriores.

En la batalla por ganar clientes que libran las entidades financieras desde el comienzo de la debacle, los devaluados fondos de inversión que brillaron en épocas de bonanza, han dado paso a los depósitos a plazo como los productos preferidos por los pequeños ahorradores. Al invertir se prefieren rentabilidades más moderadas y capital garantizado. Aunque los tipos de interés marcan mínimos históricos, las entidades bancarias compiten entre sí con la mejora de las condiciones de sus depósitos para ganar clientes. Entre ellas, destaca la anticipación de las ganancias.
Ver mas