Banco de España

0 Comentarios

¿Qué hacer si el banco nos sube las comisiones?

Cada vez son más las entidades que deciden subir las comisiones bancarias para contrarrestar la caída de sus márgenes financieros (afectados, entre otras cosas, por la bajada de los tipos de interés).

Bancos como Bankinter han llegado a triplicar la comisión de mantenimiento de su cuenta corriente a aquellos clientes que sólo tienen contratado un préstamo hipotecario (ha pasado de 45 a 150 euros lo que supone una subida del 233%).

Pero Bankinter no es el único banco que se decanta por subir las comisiones. Se trata de una tendencia que están llevando a la práctica muchas otras entidades en nuestro país.

Subida generalizada de comisiones

  • Las principales entidades financieras han utilizado los meses de verano para “actualizar” sus tarifas y comisiones bancarias. Según datos de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, Adicae, en la actualidad tener una cuenta corriente es un 24% más caro que en 2012.
  • Y esta no es la única comisión que ha subido en los últimos meses. Tener una tarjeta de débito es ahora un 10% más caro mientras que quedarse con un descubierto se ha incrementado, de media, un 5,2%.
  • Pero ¿tienen los bancos derecho a subir las comisiones? Si y, además, lo pueden hacer libremente. Según informa el propio Banco de España, “las entidades tienen libertad para establecer sus comisiones y gastos siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos”.
  • Más allá de esta condición “no existe ningún límite a su importe salvo que, de forma particular y expresa, se haya introducido una disposición legal”. Lo único, que por ley se exige a la entidad financiera (Orden EHA/1608/2010) es que “ofrezca una información personalizada al cliente antes de prestar el servicio sobre el que se le va a cobrar”.

Maneras de evitar las comisiones bancarias
Paralelamente a la subida de comisiones, las entidades bancarias han diseñado programas específicos para librarse de ellas. El objetivo de los bancos es lograr una vinculación máxima del cliente con la entidad financiera y como gancho utilizan la exención de comisiones.

Adiós Comisiones” del BBVA, “Queremos ser tu banco” del Santander o “Bankia Sin Comisiones” son, sólo algunos de estos programas que, por lo general, suelen exigir que se cumplan algunos de los siguientes requisitos:

  • Domiciliar la nómina, pensión, prestación por desempleo o ingresos periódicos (cada entidad determina el importe mínimo a domiciliar)
  • Domiciliar recibos (algunas entidades exigen hasta 5 recibos domiciliados)
  • Contratar productos de ahorro cuyo saldo medio sea superior a una determinada cantidad (BBVA, por ejemplo, exige un saldo medio mensual superior a los 60.000 euros mientras que el Santander requiere tener un saldo de más de 12.000 euros en productos de ahorro).
  • Contratar tarjetas de crédito de la entidad y mantenerlas activas realizando un número mínimo de operaciones con ellas.
  • Realizar todas las comunicaciones a través de Internet.
  • Ser menor de 21 años.
  • Tener acciones de la entidad en cuestión (en BBVA un cliente con 500 acciones no paga comisiones, en Santander la cifra se eleva a 1.000 acciones al igual que en Bankia).

Existen, no obstante, otras formas de esquivar el cobro de las comisiones, como abrirse una cuenta en un banco online. Estas entidades son las que menos gastos y comisiones cobran. Además, antes de decantarse por una entidad financiera u otra se aconseja comparar entre todas las ofertas que hay en el mercado.

Cinco consejos para clientes ante posibles subidas de comisiones

  1. Comprueba más que nunca tus extractos bancarios y anota cualquier cambio en las comisiones cobradas.
  2. Averigua en concepto de qué te han cobrado estas comisiones y recuerda que (1) nunca te pueden cobrar por un servicio que no hayas solicitado o aceptado con anterioridad y (2) no pueden subir las comisiones de un contrato de una cuenta con permanencia. Si por ejemplo, la permanencia es de 24 meses, tanto el banco como tú estáis obligados a cumplir con lo pactado durante ese tiempo. Si el banco no cumple estos 2 preceptos, puedes proceder a una reclamación por escrito.
  3. Antes de hablar con el banco, infórmate de cuáles son tus derechos con respecto a las comisiones, esto es, qué puedes y no puedes reclamar a la entidad.
  4. Una vez tengas toda la información (cuánto te están cobrando y por qué, y cuáles son tus derechos) ve a la oficina e intenta negociar. Es muy posible que el banco te pida algo a cambio de retirarte o bajarte las comisiones. No está de más hacer una lista de cosas que podemos ofrecerle: domiciliar la nómina y recibos, abrir un depósito, contratar un seguro o plan de pensiones que íbamos a contratar de todas formas…
  5. Por último, recuerda que siempre que no exista una obligación de permanencia (directa en el contrato de una cuenta regalo, o indirecta como condición para haber concedido la hipoteca, por ejemplo) tienes la opción de cambiar de banco en cualquier momento.

0 Comentarios

El ahorrador y los límites del BdE y la inflación

Tras una evolución histórica de los depósitos marcada en los dos últimos años por noticias que en nada favorecían al ahorrador, el mercado sigue sufriendo la misma tendencia.

La inflación es la que instiga pérdidas a los pequeños y medianos ahorradores que deciden invertir en depósitos.

Los depósitos a plazo fijo ya se habían visto afectados por la Ley Salgado anteriormente, por los límites estipulados por el Banco de España a las rentabilidades y además, como detallaremos a continuación, por las cifras de la inflación.

La recomendación del Banco de España a las entidades financieras para que recorten la rentabilidad de los depósitos a plazo ha borrado de un plumazo el atractivo que estos productos ofrecían a los ahorradores. Y es que, con un escenario en el que las imposiciones a un año no pueden superar el 1,75%, a dos años el 2,25% y a más de tres años el 2,75%, no se consigue si quiera eliminar el efecto de la inflación.

Es más, con una inflación del 2,9% (a cierre de 2012), todos los depósitos a plazo con tipos de interés por debajo de esta tasa arrojan una rentabilidad real negativa para el ahorrador que pierde día a día poder adquisitivo. Es lo que tiene limitar el interés de un depósito al 1,75% cuando la inflación se encuentra cercana al 3%.

A la hora de planificar una inversión es absolutamente necesario tener en cuenta la inflación, es decir, cuál es el interés real de ese depósito. El tipo de interés real es el tipo de interés esperado teniendo en cuenta la pérdida de valor del dinero a causa de la inflación. Su valor aproximado puede hacerse restando al tipo de interés nominal la tasa de inflación. De esta forma, si un banco ofrece un interés nominal del 1,75% a 12 meses y la tasa de inflación es del 2,9%, el tipo de interés real del depósito sería negativo (-1,15% anual).

Una tasa real negativa implica que la rentabilidad real no alcanza si quiera para cubrir la pérdida del poder adquisitivo. Veamos este caso con un ejemplo: si un banco ofrece un depósito a 1 año al 1,75% por un importe de 10.000 euros obtendríamos una rentabilidad bruta de 175 euros (138,25 euros tras la retención del 21%). Si tenemos en cuenta la inflación (2,9% en 2012) nos encontraríamos con una rentabilidad negativa de 115 euros ya que el ahorrador tendría una pérdida de su poder adquisitivo del 1,15% anual (1,75%-2,9%).

0 Comentarios

Banco malo en España: qué? cómo? cuándo?

El próximo 1 de diciembre entrará en funcionamiento el banco malo español cuyo principal objetivo será liberar del peso del ladrillo a las entidades financieras nacionalizadas o que tengan déficit de capital para que éstas vuelvan a dedicarse a su principal negocio, que no es otro que conceder créditos.

Este es al menos el mensaje más repetido desde las filas del Gobierno: “el banco malo -dicen-busca desintoxicar el sistema financiero para que en los balances de las entidades bancarias se eliminen los activos tóxicos vinculados al ladrillo y que, de esta forma, el crédito vuelva a fluir”.

En la actualidad, la mayoría de los bancos destinan gran parte de sus recursos a cubrirse contra las pérdidas que les causan los famosos “activos tóxicos”, de tal forma que les queda poco capital para prestar.

Esta Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) lo que hará será asumir estos activos, cuyo importe se estima cercano a los 70.000 millones de euros. Un dinero, espera el Gobierno, que termine finalmente llegando a la economía real en forma de préstamos a empresas y familias.

Una necesidad de que vuelva a fluir el crédito que se hace cada vez más acuciante. Según los últimos datos aportados por el Banco Central Europeo, la concesión de préstamos al sector privado continuó cayendo en septiembre en la zona del euro. Se contrajo en concreto un 0,8% frente al 0,6% de agosto. Y las perspectivas no son nada positivas. Al menos las que se desprenden de la última encuesta sobre condiciones del crédito que realiza el BCE.

Según lo recopilado por el organismo regulador europeo, el 17% de los bancos encuestados planea reducir, aún más, el crédito que conceden a las empresas mientras que el 9% restringirá la concesión de préstamos y créditos personales.

Datos que contrastan claramente con la concesión de préstamos a las entidades públicas. Y es que, mientras que el crédito a empresas y familias se reduce drásticamente, el concedido al sector público no para de subir. Desde el comienzo de la crisis, en 2007, hasta el pasado año, esta partida ha aumentado en cinco puntos, al pasar del 5,4% del crédito al sector público en 2007 al 10,4%, en el 2011. Ver mas

1 Comentarios

Seis bancos españoles, en el Top 25 de los más eficientes del mundo

La crisis obliga a la banca a vigilar los gastos para mantener niveles adecuados de eficiencia. En España, el regulador pide un mayor esfuerzo.

La eficiencia, entendida como la capacidad de una entidad de gastar lo menos posible para generar sus ingresos, es una de las ventajas competitivas de la banca española. Esta ratio, que mide cuánto gasta una entidad por cada 100 euros que ingresa, es mejor cuanto más baja.

Según un ránking realizado con los datos de las cien mayores entidades por activos a nivel mundial, seis españolas se sitúan entre las primeras 25 del listado por eficiencia, con datos del primer semestre de este año. Dos de ellas, Banco Popular y Caja Madrid, están entre las primeras diez, en el quinto y el octavo lugar respectivamente.

En el puesto quince está BBVA, en el veinte Banesto, en el 22  Santander e inmediatamente después Sabadell. La lista está encabezada por el chino Bank of Beijin, que sólo dedica a gastos un 30% de sus ingresos. En el extremo opuesto se sitúa el japonés Bank of Yokoama, que gasta hasta el 78% de lo que ingresa.

Tónica internacional
Contar con una buena eficiencia es una asignatura fundamental para las entidades que, además, adquiere aún más importancia en el medio de una crisis. En las circunstancias adversas, las entidades financieras necesitan preservar la mayor parte posible de sus ingresos para poder dedicarlos a las provisiones que cubren los impagos. Por eso, el estricto control de gastos ha sido la tónica generalizada de las cuentas de la banca en el último año.

Tanto en Europa como en EEUU, las vías principales para lograr este recorte de costes han sido la reducción de la capacidad instalada y el adelgazamiento de las plantillas. España no ha sido un excepción en este panorama. Según el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España, los gastos de explotación de la banca española crecieron un 9,4% interanual hasta junio. Sin embargo, si se descuenta el efecto perímetro de las adquisiciones realizadas por Santander, sobre todo en el Reino Unido, estos gastos “permanecen estancados respecto a junio de 2008 (0,18%)”. La ratio de eficiencia del sector mejoró del 43% al 41,4%. Ver mas

0 Comentarios

¿Cómo puedo saber si un banco es confiable?

En España hay tres instituciones supervisoras que imponen unas normas estrictas de control sobre los intermediarios financieros para la protección de los clientes bancarios, de seguros e inversores. La supervisión es en sí misma una protección institucional al cliente.

Las entidades autorizadas además están cubiertas por un Fondo de Garantía de Depósitos o de Inversión que protege al cliente en caso de insolvencia (hasta determinado importe y en determinados casos), y ofrecen procedimientos para reclamar en caso de necesidad.

El Banco de España que supervisa a:

  • Las entidades que prestan servicios bancarios en nuestro país: bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito.
  • Otras entidades que se dedican fundamentalmente a conceder créditos, a prestar avales o garantías, al cambio de moneda extranjera y gestión de transferencias exteriores y las sociedades de tasación.

Los bancos, las cajas de ahorro y las cooperativas de crédito (como las cajas rurales) son las únicas entidades donde usted puede ingresar su dinero. Puede consultar qué entidades están autorizadas por el Banco de España en este enlace (entidades autorizadas).
Un hombre invierto junto con el logotipo de la CNMV

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que supervisa e inspecciona los mercados de valores españoles y la actividad de cuantos intervienen en los mismos: Ver mas

0 Comentarios

Qué es la Central de Información de Riesgos (CIR) y sus objetivos

La Central de Información de Riesgos (CIR) es un servicio público que gestiona una base de datos en la que constan, prácticamente, todos los préstamos, créditos, avales, y riesgos en general que las entidades financieras tienen con sus clientes. La Central de Información de Riesgos (CIR) es un reflejo de lo que tienen sobre usted las entidades en sus bases de datos.

Para cada uno de esos riesgos, las entidades que los declaran facilitan la información más relevante, incluyendo la identificación del cliente. Por ejemplo, si usted es titular de un préstamo hipotecario, su nombre y su número de identificación fiscal estarán registrados en la Central de Información de Riesgos (CIR), junto al importe que sume su deuda (en miles de euros redondeados) a final de cada mes.

La información de la Central de Información de Riesgos (CIR) está protegida por importantes medidas que garantizan su calidad, seguridad y confidencialidad. Esto es así por obligación legal. Además, el Banco de España ha considerado siempre esos objetivos como propios.

Objectivos – La Central de Información de Riesgos (CIR) tiene dos objetivos fundamentales: Ver mas

0 Comentarios

Balanza de pagos 2010

En octubre 2010 se registró un déficit por cuenta corriente por valor de 2.713,2 millones de euros, inferior al contabilizado en el mismo mes de 2009 (4.923,1 millones). Este descenso se debió a la mejora de los saldos de todos sus componentes, principalmente a la disminución del déficit de transferencias corrientes y de rentas y al aumento del superávit de la balanza de servicios.

El déficit de la balanza comercial se situó en octubre de 2010 en 3.243,6 millones de euros, frente a 3.498,9 millones en el mismo mes de 2009. Este comportamiento tuvo lugar en un contexto de avance de los flujos comerciales, tanto de las exportaciones como de las importaciones, que se incrementaron un 16,1% y un 11,7% interanual, respectivamente. La reducción del déficit comercial se concentró en su componente no energético, que cayó alrededor del 48%, ya que aumentó el saldo energético, un 24% aproximadamente.

En el mes de octubre de 2010, el superávit de la balanza de servicios aumentó hasta 2.981,1 millones de euros, frente a 2.302,2 millones en el mismo mes de 2009. Esta evolución se debió a la mejoría del saldo de los otros servicios, que registró un superávit de 328,7 millones de euros en octubre de 2010 (frente al déficit de 162,2 millones en octubre de 2009), y al incremento del superávit de la balanza de turismo y viajes que se situó en 2.652,4 millones de euros (2.464,4 millones en octubre de 2009).

El saldo negativo de la balanza de rentas se redujo en octubre de 2010 hasta 1.475,3 millones de euros (2.006,3 millones en el mismo mes del año anterior). Por su parte, la balanza de transferencias corrientes registró un déficit de 975,4 millones de euros en octubre de 2010, inferior al del mismo mes de 2009 (1.720 millones).

En octubre de 2010, el saldo de la cuenta de capital que recoge, entre otros conceptos, las transferencias de capital procedentes de la UE, contabilizó un superávit de 122 millones de euros (frente al déficit de 3,6 millones en octubre de 2009). Ver mas

0 Comentarios

¿Cómo se puede comprobar si una entidad de crédito ha aplicado correctamente el tipo de interés estipulado?

Para comprobar si la entidad de crédito ha aplicado el tipo de interés estipulado correctamente se puede proceder de la forma siguiente, al margen de esos trámites administrativos, el ejercicio de la actividad bancaria exige cumplir, entre otros, los siguientes requisitos:

  • Ver en la escritura cuál es la fecha de revisión del tipo de interés variable (normalmente vendrá recogida en la cláusula financiera tercera de la escritura de préstamo hipotecario, sobre “intereses ordinarios”. Si no viene explícita, ver la fecha de firma).
  • Ver en la escritura cuál es el tipo oficial pactado, el diferencial y comprobar si dice “se aplicará el publicado antes de la fecha de revisión o el publicado x meses antes de la fecha de revisión”. El tipo de interés estipulado vendrá recogido, normalmente, en la cláusula tercera bis de la escritura de préstamo hipotecario.
  • Si dice solo “publicado o publicado en el BOE”, es uno de los tipos de referencia oficiales que el Banco de España publica todos los meses dentro de la sección Tipos de interés y tipos de cambio de su página en Internet, pero si dice “publicado en el Boletín de Anotaciones ” no corresponde a los oficiales.
  • Es importante destacar que los tipos de referencia oficiales se consideran difundidos oficialmente el día de su publicación en el BOE, aunque hayan sido divulgados en los periódicos con anterioridad.
  • Si en la escritura pone “publicado en el Boletín del Mercado de Deuda Pública de la fecha de revisión” deberá consultarse el tipo en el Boletín o dirigirse a Información Estadística del Banco de España.

2 Comentarios

¿qué compromisos adquirimos con la entidad prestamista y cuales son las obligaciones que tienen con el consumidor?

El prestamista tiene, en principio, una única obligación: la entrega del capital que presta. Si bien existe, en la práctica, otra complementaria, que es la gestión de ese préstamo, contabilizando la cuenta corriente de los ingresos que se hagan, liquidando intereses o comisiones pactadas, domiciliando recibos, notificando al prestatario los movimientos de cuenta, etc.

El prestatario, beneficiario del préstamo, tiene la obligación de devolver la cantidad prestada, con sus intereses, en los plazos que se establezcan. No obstante, la entidad financiera, se ve en la obligación de reducir sus riesgos al mínimo. De ahí que el solicitante esté obligado a informar de su situación económica, montante de sus ingresos, si están o no asegurados, si dispone de propiedades, avales o si tiene otros préstamos o deudas.

Todos los préstamos que conceden las entidades financieras se registran en el Banco de España y, habitualmente, se consultará este registro antes de conceder un nuevo préstamo. Este registro es el famoso CIRBE – Central de Información de Riesgos del Banco de España. En este punto, una advertencia importante: antes de realizar esta consulta, deberá solicitarse autorización por escrito al interesado, trámite que a veces se omite, y que puede dar lugar a la imposición de una multa a la entidad.

Ver mas