acciones

0 Comentarios

Tu fondo de emergencia – tranquilidad y paz

Hay muchas cosas en la vida que se escapan de nuestro control. Los electrodomésticos se estropean, los coches se averían, las personas pueden tener accidentes, divorciarse, enfermar o perder sus trabajos. Los gastos imprevistos que pueden surgir son infinitos y además aparecen en los momentos menos oportunos. ¿Podría afrontarlos?

Sin un fondo de dinero apartado para imprevistos, lo normal es tener que recurrir a opciones más costosas:

  • Pedir un préstamo o pagar con tarjeta de crédito. Endeudarnos más en tiempos difíciles es poco aconsejable, ya que los intereses aumentarían nuestros gastos fijos cuando menos nos lo podemos permitir. Es la mejor forma de caer en la trampa de un endeudamiento cada vez mayor. Además, en casos de necesidad, nos podemos ver forzados a aceptar condiciones poco favorables.
  • Deshacernos anticipadamente de inversiones a más largo plazo, como acciones o fondos de inversión. Además, puede ocurrir que en ese momento los mercados no sean favorables y haya que vender a un precio inferior o incluso con pérdidas. Y aunque no fuera así, estaríamos saboteando nuestros objetivos a largo plazo al deshacernos de estas inversiones.

No podemos evitar que lleguen momentos difíciles. Pero un fondo de emergencia sirve para paliar la situación e impedir el descarrilamiento de nuestros planes.
Un fondo de emergencia no elimina la necesidad de tener cobertura adecuada para contingencias graves, a través de pólizas de seguros.