Información sobre préstamos

0 Comentarios

¿Qué es la cuota mínima en un préstamo?

Aunque cada préstamo contempla en su definición un plazo máximo para su pago en ocasiones -cuando el importe solicitado es particularmente bajo- si se aplica ese máximo cada una de las cuotas resultaría demasiado reducida para resultar rentable su gestión por parte de la entidad.

Para evitar esta situación algunos préstamos consideran en sus condiciones un importe por debajo del cual no se permitirá que las cuotas queden fijadas. Este importe es el que se denomina cuota mínima.

Por supuesto el plazo del préstamo se reducirá consecuentemente.

0 Comentarios

¿Cómo funcionan los préstamos con cuota flexible?

Los préstamos con cuota flexible permiten, con ciertas limitaciones, aumentar o disminuir el importe de la cuota a pagar cada período.

Al aumentar la cuota durante un período de tiempo disminuirá tanto el plazo efectivo del préstamo como el total de los intereses que se habrá que pagar por el mismo, consecuentemente las disminuciones de la cuota aumentarán tanto el plazo como el total a desembolsar.

Ver mas

0 Comentarios

¿En que consiste y como funciona el aplazamiento de cuotas en un préstamo?

El aplazamiento de cuotas consiste en un mecanismo por el cual el titular puede dejar de pagar durante un corto período de tiempo las cuotas del préstamo para reanudarlas más adelante.  Esto se puede hacer manteniendo la cuota en el futuro (una vez reanudado el pago), con lo que se prolongaría la duración del préstamo o manteniendo el plazo pactado originalmente con lo que las nuevas cuotas necesariamente serán superiores.

Ver mas

0 Comentarios

Información sobre créditos personales

Es muy conveniente precisar todos aquellos detalles que no estén suficientemente claros, así como comparar los mismos productos financieros en más de una entidad. Habrá que informarse al detalle sobre las comisiones y gastos a afrontar, ya que la “letra pequeña” siempre es importante, máxime en el caso de la adquisición de un compromiso financiero a medio y largo plazo.

La cuesta de enero, los gastos extra navideños, el comienzo del curso escolar, las reformas en el hogar, la compra de un coche o los gastos inesperados se afrontan, en muchos hogares, mediante créditos personales. A diferencia de los créditos hipotecarios, en los que el plazo de amortización puede llegar a los 30 años, los prestamos personales se caracterizan por un plazo de devolución mucho más corto -entre un mes y cinco años-, un capital prestado no muy elevado -entre 3.000 euros y 60.000 euros- y un tipo de interés, al margen de la negociación particular con el banco, bastante alto -entre un 7 y un 10% T.A.E.- para que al banco le salga rentable prestar poco dinero a corto plazo.
Este tipo de interés más elevado también se debe a que la entidad bancaria corre mayor riesgo, pues no dispone de ningún tipo de aval en caso de producirse un impago, mientras que en los préstamos hipotecarios la garantía de pago es un bien inmueble, lo que faculta al banco a embargar la cosa hipotecada en caso de impago.

Ver mas