Información sobre préstamos

5 Comentarios

Prestamos bancarios para PyMEs

España se ha caracterizado en los últimos años (sobre todo antes de la crisis) de ser una usina constante de nuevas empresas, las cuales comienzan a andar el camino de los negocios casi siempre con algún préstamo, ya sea de familiares o de las líneas de crédito que ofrecen los bancos y las cajas de ahorro.

Estas empresas cuentan, además, con lineas de crédito estatales ofrecidas por el Instituto de Credito Oficial. Son los llamados Préstamos ICO, muy nombrados y a la vez muy utilizados. Pero vamos a ver que hay detrás de todo crédito, en especial, detrás de los préstamos bancarios para empresas.

En primer lugar, endeudarse con un banco significa comprometerse durante un tiempo -que en general es bastante largo- a pagar regularmente una cuota. Si el negocio va bien, pues nada, pero si el negocio va mal, tendrá que seguir pagando igual, por lo cual antes de nada conviene pensar como se afrontarán esas obligaciones en caso de que se de el peor escenario.

Incurrir en un impago tiene consecuencias graves: cierre de cuentas bancarias, quedar abrochado como deudor en las listas de morosos, remate de propiedades e incluso prisión si se demuestra alguna estafa. Por esta razón, hay que ser muy conciente del crédito que se tomará.

En este sentido, la entidad financiera nos dara -si se puede decir así-, una mano, ya que se ocupará de evaluar cuan factible es que pueda afrontar las cuotas, para lo cual deberá presentar su plan de negocios y las garantías que le soliciten.

Los créditos bancarios, independientemente de quien los otorgue, siempre tienen los mismos componentes que deberá evaluar a la hora de seleccionar un préstamo: Ver mas

0 Comentarios

Tipo de interés II

Tipo de interés fijo y tipo de interés variable

  • Los conceptos de tipo de interés fijo y variable se explican por sí mismos. Las operaciones a interés fijo son aquéllas en las que el interés se calcula aplicando un tipo único o estable durante todo lo que dura el préstamo o el depósito.
  • En las de interés variable, el tipo cambia a lo largo del tiempo. En este caso, el tipo de interés  que se aplica en cada periodo de tiempo suele expresarse como la suma de un índice o tipo de interés de referencia y un porcentaje o margen diferencial (habitualmente constante).

La duración de cada uno de los períodos en los que se mantiene el tipo de interés, así como el diferencial que se aplica, puede ser mayor o menor. También existen operaciones mixtas. En algunas se pacta un tipo fijo para un periodo inicial, y un tipo variable para el resto del plazo. En otros casos un porcentaje de la operación (por ejemplo el 30%) es a tipo fijo y el resto del importe (en este caso sería el 70%) lo es a tipo variable. De cualquier modo, en España las condiciones de los préstamos son libres y pueden negociarse de forma autónoma entre las partes. Ver mas

0 Comentarios

Tipo de interés I

Tipo de interés simple y tipo de interés compuesto

  • En una operación con interés simple, los intereses liquidados no se suman periódicamente al capital (se cobran sin más), y por tanto no generan nuevos intereses.
  • En una operación con interés compuesto, los intereses en cada período se suman al capital inicial para producir con ellos nuevos intereses.

Ejemplo: Préstamo de 1.000 euros, con devolución del capital dos años después, al 5 % de tipo de interés anual.
Interés simple. Los intereses se liquidan al final de cada año, por lo que la cantidad a pagar/cobrar cada uno de los dos años de la operación sería de 50 euros.

Interés compuesto. Los intereses del primer año no se pagan y su importe se suma al principal para generar nuevos intereses:

  • Intereses del primer año: 5 % de 1.000 euros = 50 euros
  • Principal al principio del segundo año: 1000+50= 1050
  • Intereses del segundo año: 5 % de 1.050 euros = 52,5 euros
  • Intereses a pagar al final del segundo año:50+52,5=102,5 euros Ver mas

0 Comentarios

¿Pueden cobrarse comisiones de mantenimiento y administración en las cuentas vinculadas a préstamos?

Es criterio de este Servicio de Reclamaciones entender que en los casos en que los contratos de préstamo suscritos imponen la necesidad de mantener una cuenta en la propia entidad, con el único fin de domiciliar los pagos periódicos de sus vencimientos, la prestamista no está legitimada para cobrar las citadas comisiones, al no corresponder a un servicio efectivamente prestado al cliente, sino a un medio que la propia entidad implanta para facilitar la gestión del préstamo.

0 Comentarios

¿Hay límites para los tipos de interés aplicados en los créditos rápidos?

No hay ningún tope legal para los tipos de interés en los créditos rápidos o en cualquier otro tipo de crédito.  Ahora bien, los créditos a un consumidor desde 150 hasta 20.000 euros deben cumplir determinadas condiciones recogidas en la Ley de Crédito al Consumo. Por ejemplo, los contratos deben constar por escrito, incluso aunque se hagan al margen de las entidades de crédito, y el consumidor debe tener un ejemplar.

El contrato ha de incluir necesariamente:

  • Las condiciones esenciales del contrato.
  • La Tasa Anual Equivalente o T.A.E. (o, al menos, el tipo de interés nominal anual, los gastos aplicables desde el momento en que se celebre el contrato y las condiciones en que podrán cambiarse).

El número y fecha o periodicidad de los pagos que debe realizar el consumidor para devolver el crédito, así como su importe total, cuando sea posible.  Los elementos que componen el coste total del crédito, especificando cuáles se incluyen en el cálculo de la T.A.E.

La empresa que ofrezca un crédito a un consumidor está obligada a entregarle antes de la firma del contrato, si se le solicita, un documento con las condiciones del crédito. Ese documento  se considerará oferta vinculante (es decir, que obliga al que la hace a respetar las condiciones) durante diez días hábiles. Asimismo, la publicidad sobre estos créditos deberá mencionar la T.A.E, siempre que haga referencia al tipo de interés o al coste del crédito.

0 Comentarios

Sobre la reunificación de deudas

Actualmente pueden verse multitud de anuncios en los medios de comunicación ofreciendo reunificar todas las deudas y reducir el coste total de dichas financiaciones.

Esta práctica de reunificación no es nueva. Los bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito, desde siempre, ante riesgos de impago o problemas anunciados por sus deudores para hacer frente al cumplimiento de sus obligaciones, ofrecen alternativas a sus clientes para modificar las condiciones de pago pactadas y superar una dificultad sobrevenida a la hora de satisfacer sus diversos pagos.

La fórmula suele consistir en ampliar el préstamo hipotecario existente o bien concertar uno nuevo, y con los nuevos fondos obtenidos devolver anticipadamente los saldos pendientes del resto de préstamos (personales, procedentes del uso de tarjetas de crédito y, en el caso de un nuevo préstamo hipotecario, cancelar el anterior). Así se pasa a pagar una sola cuota, en lugar de varias como anteriormente.

0 Comentarios

¿Qué pasa si no se paga un credito personal?

Si usted se retrasa en los pagos periódicos o en la devolución de la cantidad del crédito que ha utilizado tendrá que abonar a la entidad los denominados intereses de demora, cuyo tipo suele ser muy superior al de los intereses ordinarios. La forma de calcular los intereses de demora viene en el contrato.

Además, las entidades podrían cobrarle una comisión por reclamación de cuotas impagadas, cuyo importe debe estar también recogido en el contrato  como sucede con las otras comisiones.

Embargo  – Pero, ¿qué pasa si la situación de impago se prolonga y usted no hace frente a esas deudas? Entonces, la entidad de crédito tiene derecho a intentar recuperar el dinero siguiendo el procedimiento establecido en la Ley de Enjuiciamiento Civil. Y dado que en los créditos con garantía personal el cliente responde con todas sus propiedades presentes y futuras, la entidad podría conseguir que un juez embargue sus bienes.

Avalistas – La situación es diferente si su crédito cuenta con la garantía adicional de uno o varios avalistas. En ese caso, cuando se produce el impago la entidad puede exigir directamente al avalista o avalistas el cobro de los pagos pendientes. Cada uno de los avalistas responde de forma solidaria de todas las obligaciones pendientes del cliente deudor, si así se hubiera pactado, como habitualmente sucede.

0 Comentarios

¿Cómo se puede comprobar si una entidad de crédito ha aplicado correctamente el tipo de interés estipulado?

Para comprobar si la entidad de crédito ha aplicado el tipo de interés estipulado correctamente se puede proceder de la forma siguiente, al margen de esos trámites administrativos, el ejercicio de la actividad bancaria exige cumplir, entre otros, los siguientes requisitos:

  • Ver en la escritura cuál es la fecha de revisión del tipo de interés variable (normalmente vendrá recogida en la cláusula financiera tercera de la escritura de préstamo hipotecario, sobre “intereses ordinarios”. Si no viene explícita, ver la fecha de firma).
  • Ver en la escritura cuál es el tipo oficial pactado, el diferencial y comprobar si dice “se aplicará el publicado antes de la fecha de revisión o el publicado x meses antes de la fecha de revisión”. El tipo de interés estipulado vendrá recogido, normalmente, en la cláusula tercera bis de la escritura de préstamo hipotecario.
  • Si dice solo “publicado o publicado en el BOE”, es uno de los tipos de referencia oficiales que el Banco de España publica todos los meses dentro de la sección Tipos de interés y tipos de cambio de su página en Internet, pero si dice “publicado en el Boletín de Anotaciones ” no corresponde a los oficiales.
  • Es importante destacar que los tipos de referencia oficiales se consideran difundidos oficialmente el día de su publicación en el BOE, aunque hayan sido divulgados en los periódicos con anterioridad.
  • Si en la escritura pone “publicado en el Boletín del Mercado de Deuda Pública de la fecha de revisión” deberá consultarse el tipo en el Boletín o dirigirse a Información Estadística del Banco de España.

1 Comentarios

¿Cómo se fijan los tipos de interés para los préstamos hipotecarios?

En España, la gran mayoría de los préstamos hipotecarios se firman a tipo de interés variable, relacionado con un tipo de interés oficial de referencia. Los más habituales son el EURIBOR a un año , y el tipo de interés medio mensual de los préstamos hipotecarios concedidos por los bancos o las cajas de ahorro.

Los préstamos con garantía hipotecaria contratados a tipo de interés variable se revisan de acuerdo con las condiciones estipuladas en el contrato, normalmente cada semestre o cada año.

Para aumentar la transparencia del mercado, se han ido estableciendo unos tipos de interés oficiales de referencia para el mercado hipotecario (Resolución BE 21/1/1994 y CBE 8/90 -Anexo VIII-, modificada posteriormente por las CBE 5/94, 7/99 y 1/2000), que se publican todos los meses en el Boletín Oficial del Estado y son válidos a partir del día de su publicación.

El tipo de referencia más utilizado es el EURIBOR a un año, pero también se difunden los tipos de los préstamos hipotecarios, a más de 3 años, de bancos y cajas de ahorros para la adquisición de vivienda libre; los tipos de rendimiento interno de la deuda pública en el mercado secundario con vencimiento entre 2 y 6 años; el Indicador CECA, tipo activo; el tipo medio de los préstamos hipotecarios, a más de tres años, del conjunto de entidades y el MIBOR a un año (que ya sólo tiene carácter oficial para préstamos hipotecarios formalizadas con anterioridad al 1 de enero de 2000 y que es prácticamente idéntico al EURIBOR).

Los índices EURIBOR, MIBOR y de rendimiento interno de la deuda pública en el mercado secundario con vencimiento entre 2 y 6 años se publican en el BOE la primera semana de cada mes y el resto de índices, en torno al día 21.

El Banco de España publica todos los meses el valor de los índices oficiales y su fecha de entrada en vigor.

0 Comentarios

¿Cuáles son los requisitos para acogerse a las ayudas ofrecidas por el Gobierno para pagar las hipotecas?

Las últimas medidas de ayuda aprobadas para el pago de hipotecas vienen recogidas en el Real Decreto 1975/2008:

“Artículo 5. Condiciones para acogerse a la medida.

Los deudores de préstamos hipotecarios a los que se refiere el artículo 3 de este real decreto deberán encontrarse en alguna de las siguientes situaciones con anterioridad al 1 de enero de 2010 para poder beneficiarse de las medidas contempladas en este capítulo:

  • Ser trabajador por cuenta ajena en situación legal de desempleo y encontrarse en esta situación, al menos, durante los tres meses inmediatamente anteriores a la solicitud, así como tener derecho a prestaciones por desempleo, contributivas o no contributivas.
  • Ser trabajador por cuenta propia que se haya visto obligado a cesar en su actividad económica, manteniéndose en esa situación de cese durante un período mínimo de tres meses.
  • Ser trabajador por cuenta propia que acredite ingresos,  íntegros inferiores a tres veces el importe mensual del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples durante, al menos, tres mensualidades.
  • Ser pensionista de viudedad por fallecimiento ocurrido una vez concertado el préstamo hipotecario y, en todo caso, en fecha posterior al 1 de septiembre de 2008.

En el artículo 3 del capítulo II, Moratoria en el pago de los préstamos hipotecarios, se establece: “en todo caso, la aplicación de estas medidas exigirá el previo acuerdo entre el interesado y la entidad de crédito acreedora”.

2 Comentarios

¿qué compromisos adquirimos con la entidad prestamista y cuales son las obligaciones que tienen con el consumidor?

El prestamista tiene, en principio, una única obligación: la entrega del capital que presta. Si bien existe, en la práctica, otra complementaria, que es la gestión de ese préstamo, contabilizando la cuenta corriente de los ingresos que se hagan, liquidando intereses o comisiones pactadas, domiciliando recibos, notificando al prestatario los movimientos de cuenta, etc.

El prestatario, beneficiario del préstamo, tiene la obligación de devolver la cantidad prestada, con sus intereses, en los plazos que se establezcan. No obstante, la entidad financiera, se ve en la obligación de reducir sus riesgos al mínimo. De ahí que el solicitante esté obligado a informar de su situación económica, montante de sus ingresos, si están o no asegurados, si dispone de propiedades, avales o si tiene otros préstamos o deudas.

Todos los préstamos que conceden las entidades financieras se registran en el Banco de España y, habitualmente, se consultará este registro antes de conceder un nuevo préstamo. Este registro es el famoso CIRBE – Central de Información de Riesgos del Banco de España. En este punto, una advertencia importante: antes de realizar esta consulta, deberá solicitarse autorización por escrito al interesado, trámite que a veces se omite, y que puede dar lugar a la imposición de una multa a la entidad.

Ver mas

0 Comentarios

¿Cuáles son los tipos de préstamos personales?

Los préstamos personales se pueden clasificar en dos grupos en función de su del tiempo en que se tarda en obtener el dinero y las garantías que exija la entidad para garantizar el cobro del préstamo. También se pueden distinguir distintos tipos de préstamos teniendo en cuenta el tipo de interés que se les aplica que puede ser fijo, variable y mixto.

Préstamo personal

•    Capital financiado: 3.000 euros
•    Plazo de amortización: 1 año
•    T.A.E*: Entre 7’06% y 10’04%
•    Cuota mensual: Entre 260 y 264 euros
•    Intereses totales a pagar: Entre 116 euros y 172 euros

•    Capital financiado: 12.000 euros
•    Plazo de amortización: 5 años
•    T.A.E: Entre 7’06% y 10’04%
•    Cuota mensual: Entre 238 euros y 252 euros
•    Intereses totales a pagar: Entre 2.277 y 3.312 euros

*T.A.E.: Tasa Anual Equivalente. Incluye todos los gastos que se van a pagar por el préstamo (interés nominal, comisiones de estudio y apertura, seguro de vida, etc.).

A tener en cuenta: Algunas entidades bancarias ofrecen un solo tipo de crédito, independientemente del uso que se dará a la cantidad solicitada, y no disponen de créditos para estudios, la compra del coche o reformas. El interés aplicado en cada caso dependerá, pues, de la persona que pida el préstamo y de su historial bancario.

Préstamo coche

•    Capital financiado: 12.000 euros
•    Plazo de amortización: 5 años
•    T.A.E: Entre 8’06 y 9’84%
•    Cuota mensual: Entre 244 euros y 254 euros
•    Intereses totales a pagar: Entre 2.620 euros y 3.241 euros
Ver mas