0 Comentarios

¿Cuáles son las Comisiones, Cuotas e Intereses de las tarjetas de crédito?

Las aplican libremente las entidades emisoras o gestoras de cada tarjeta, sin que exista una normativa que fije los máximos y mínimos admisibles. La única obligación de estas entidades es informar sobre su existencia e importes.

Al principio, las tarjetas de débito eran de carácter gratuito. En la actualidad hay que pagar en todas las entidades una cuota anual que oscila entre 3 y 9 euros.

En cuanto a las tarjetas de crédito, se trata de contratos nada baratos que acuerdan el pago de una cuota en el momento de su concesión o renovación, generalmente por periodos anuales. Las tarjetas de cliente suelen ser gratuitas o tener un coste mínimo de emisión, ya que su finalidad es fomentar el consumo y la fidelidad de los clientes.

Cuando se retira efectivo con tarjetas de débito en cajeros que no pertenezcan a la red de la entidad emisora y, en algunos casos, incluso hasta en entidades pertenecientes a la misma red, como en las cajas de ahorros, supone la imposición de una comisión, generalmente un porcentaje sobre el importe, con un coste mínimo.

La retirada mediante tarjeta de crédito cuando no se dispone de saldo en la cuenta, implica la obligación de saldar la deuda, bien al mes, bien en los meses siguientes. Esto supone siempre una comisión en torno al 2,5%, con un mínimo entre 1,50 y 2 euros.

Hay que tener en cuenta que las tarjetas de carácter preferencial, las conocidas tarjetas oro, al permitir mayor límite de crédito y servicios, suponen también intereses sensiblemente más elevados. Asimismo, las comisiones fijas y las cuantías mínimas son mayores cuando las tarjetas se utilizan en el extranjero. Algunas, además de la cuota anual, exigen al pago de cuotas por los servicios adicionales, tales como seguros de accidentes, reposición en caso de pérdida e incluso por autorización de otros usuarios

Deja un comentario